El concepto de imperio mental es simple y complejo a la vez. Pensemos por un momento que los seres humanos, el universo, todo lo que conocemos, no es más que la imaginación de Dios, de un ser superior que nos controla y juega con nosotros. En un principio parece estúpido, pero apliquémoslo a nuestra propia imaginación: cuando somos niños imaginamos mundos, juegos, amigos imaginarios, historias, etc. Todo eso cobra forma en nuestra imaginación, y solo existe mientras pensemos en ello. En cierto sentido somos dioses de nuestra propia mente. Déspotas de nuestros pensamientos. De igual manera Dios, en un nivel infinitamente superior, nos “imagina” y nos crea.\r\n

Aquellos que pueden controlar sus pensamientos para darles vida son llamados emperadores. Los emperadores controlan y canalizan su energía vital a través de los “pilares”, una serie de columnas que aparecen a su alrededor cuando invoca su poder mental. Los emperadores normales tienen 3 columnas, y ese es su máximo de poder. Los siguientes son los altos emperadores, que pueden invocar un círculo completo de 12 pilares. Por encima de los doce pilares solo existe un emperador, el “Jefe”, cuyo poder excede al de otros emperadores.

Los pilares son representaciones del poder mental que solo pueden ver otros emperadores en el mundo de origen, y dentro del plano mental todos.\r\nEl mundo de origen es el universo donde reside cada emperador, y allí es uno entre iguales. En el caso de los humanos, un emperador puede ser cualquiera. El poder no se manifiesta excepto cuando dos emperadores invocan 3 pilares (el circulo de poder mínimo) en las cercanías. Solo ellos pueden ver los pilares.

El plano mental es el conjunto de universos y multiversos donde los emperadores desarrollan su poder. Es su “pizarra”, pueden crear y destruir a su antojo, cada uno en su porción. El plano mental está conectado a cada universo existente. Cada emperador modifica el plano a cada instante mientras permanece en él, y los emperadores al encontrarse se imaginan en su forma de origen. No tienen materia si no deciden crearla, así que es un intercambio puramente mental.

Cada emperador puede adjudicarse alguna porción del plano, y crear en ella lo que quiera, con sus propias leyes físicas. El límite está en la propia imaginación del emperador, por lo que generalmente se suelen parecer a los mundos de origen.\r\nLas relaciones entre emperadores son complicadas, porque la personalidad de estos se vuelve inestable al acceder al plano. Les cuesta habituarse al poder creacional que tienen, y muchas veces se forman guerras por tonterías fronterizas, o simplemente por disfrutar de la destrucción.

La lucha entre emperadores es una confrontación del poder mental. Cuando se han invocado el máximo circulo de pilares posibles, se ataca con todo el poder mental que se logre canalizar. Dos o más círculos de pilares unidos aumentan exponencialmente el resultado. Aunque se puede transformar el poder, esquivarlo o aplicar fuerza de voluntad para controlarlo, generalmente gana el que más poder bruto logre acumular y lanzar.

No existe una jerarquía entre emperadores, cada uno se posiciona según el poder que tenga. Si pueden someterte con su poder, tendrás que obedecerlos. Aunque los emperadores pueden desconectarse del plano cuando quieran, u ocultarse de los demás cuando están dentro.

Share This