PUEDO escribir los versos más felices esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más felices esta noche.
Yo la quiero, y ella también me quiere.

En las noches como ésta la tengo entre mis brazos.
La beso tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiere, yo siempre la amo
Cómo no amar sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más felices esta noche.
Pensar que la abrazo. Sentir que la he sentido.

Oir la noche inmensa, más inmensa con ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que el mundo se caiga.
La noche está estrellada y ella está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma se gloria de haberla encontrado.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella esta a mi lado.

La misma noche que hace blanquear los mismos
árboles. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no somos los mismos, es cierto, sino uno somos.
Mi voz busca el viento para tocar su oído.

Y decirle susurrando: “Amo todo de ti
Tu voz, Tu cuerpo claro. Tus ojos infinitos”.

Porque en noches como ésta la tengo entre mis
brazos, Y que es la felicidad, dirá el poeta:
La felicidad eres tu, yo, la noche estrellada.

Yo la quiero, y ella también me quiere,
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.

(Audaz parafrasis del Poema XX del maestro Pablo Neruda)
Share This